Las bebidas de Peri-Entreno – Parte 3

Cuando hablo de las necesidades de bebidas de peri-entreno, me centro en comparar en las personas que pesa más en el escenario que otra, puede tener incluso el doble de músculos que la otra, por tanto es ridículo generalizar el peso/kg de peso para proteínas o carbohidratos, etc.

Esto solo sirve para nomenclaturar o estructurar algo que no se puede estructurar y es así de simple.

Es más, la ciencia se empeña a hacer de todo lo que se escucha, un estudio y así no deben ser las cosas, por tanto más vale que le echemos cabeza a las cosas y no nos llenemos de meta-análisis para cualquier cosa... bueno vosotros me entendéis, ¿no?.

Es que me suda los cojones cuando escucho que se hace estudios con míseros sedentarios de 70 kg, de los cuales 25 kg son de músculos. A mí, en todo caso me serviría que hicieran estudios independientes con culturistas de élite que pesan 100 kg, de los cuales la mitad son músculos, ¿vale?, pero no los hay.

Ahora bien, tratar de extrapolar los datos de lo que hace el típico indigente, que se sienta en el banco sin hacer nada a un deportista de alto nivel, no creo que sea lo más adecuado, aunque el que quiera que lo haga, pero yo no lo seguiré, ni intentaré pensar en ello.

La problemática de comparar lo incomparable

Todo se centra en el sistema nervioso entérico, que es el que se encarga de las digestiones; este sistema forma parte del sistema nervioso parasimpático, que es el que se encarga de todos los procesos de recuperación y reparación de los tejidos musculares (aquí se vincula a la famosa vía mTOR).

Lo que sucede es que cuando vamos a hacer ejercicio (o actividad física) el sistema que predomina es el sistema nervioso simpático, que es el de lucha/huida, entonces todo el cuerpo intentará coger energía de la manera que sea y va a intentar ser funcional en la actividad física (más, cuanto mayor sea la frecuencia cardíaca, adrenalina o excitación en un momento dado).

Esto digo y lo hablo respecto a las bebidas de peri-entreno, porque al comparar un tío que tiene 5 litros de sangre para abastecer 25 kg de músculos, está claro que no está en las mismas condiciones que un tío que con 6 litros de sangre, tiene que abastecer a 49 kg de músculos. Está en una desventaja muy grande en oxigenación, en retirada de residuos, en transporte de nutrientes... bueno, en todo.

¿Quienes se benefician de las bebidas de peri-entreno?

Tanto en el pre, intra o post-entrenamiento las personas que más se benefician de bebidas de peri-entreno son según mi opinión muy personal, las personas con menos masa muscular o las que hacen más pausa al entrenar duro, porque no están comprometiendo tanto al cuerpo a dividir la sangre en ambas cosas.

Esto quiere decir, que un tío que tiene 100 kg y solo tiene esa cantidad de sangre (6 litros), está claro que cuando empiece un trabajo físico fuerte en donde la demanda de sangre es alta, entonces la digestión se le va a parar. En este caso es muy problable que se le pare el sistema nervioso entérico y a tomar por culo con esos efectos que se produce.

En contraste, en una persona con menos densidad muscular es probable que el sistema entérico le siga funcionando, porque simplemente no es capaz de generar tantísima demanda. Es decir, si una persona tiene 1 litro de sangre para satisfacer 5 kg de músculos, mientras el otro tiene 1 litro de sangre para satisfacer 6 kg de músculos, está claro que la desventaja es bastante grande.

Cuando hablo de demanda no hablo de las bebidas de peri-entreno, sino que me refiero a esos factores como la oxigenación, retirada de residuos o paso de nutrientes a los músculos en donde la diferencia es notoria entre estos dos tipos de sujetos.

Entonces desde este punto de vista es más fácil de entender que un culturista muy grande sea capaz de entrenar hasta el corte de digestión (hasta vomitar o sentirse mareado) y cuanto más va bajando el nivel, más complicado estará eso porque la máquina o el motor empieza a generar menos intensidad y va en picada.

Yo siempre analogía con los coches que me gustan mucho; en este escenario tu le puedes pisar acelerador hasta que te salga los cojones al típico 1900-TDI con 90 caballitos y será muy dificil que lo hagas correr como un bólido, pero si coges un deportivo que llega a 12000 vueltas con un motor grande que rinde mucho más, pero este rendimiento extremo compromete todo lo demás.

Un cuerpo que es tan grande, es capaz de comprometer el riego sanguíneo hasta el punto que cortar la digestión

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *