Seminario en Oviedo – Hormonas ( Parte 1 )

La hermana pequeña de la testosterona (estrógeno) es más importante de lo que la mayoría de los científicos han pensado en la intensa búsqueda de musculatura definitiva, buena salud y energía... todo en nuestro maravilloso complejo de interconexiones hormonales,  ¿sabes porqué?

A pesar de todo el merecido bullicio sobre la testosterona y la hormona del crecimiento, puedes aumentar tu energía, tu masa muscular magra, tu energía sexual y reducir tu grasa corporal mediante el uso de combinaciones de ejercicio, alimentos saludables y productos naturales o ayudas muy específicas. Y, hombres, la clave fundamental para mantener un físico ideal, con la menor grasa corporal observable en la cintura, no solo se relaciona al nivel de testosterona en la sangre, sino también sobre el estrógeno.

¿ Qué es el estrógeno ?

El estrógeno a menudo se llama una "hormona femenina", que es un nombre inapropiado, ya que esta hormona esteroide también se produce en el cuerpo del hombre. También es cierto que las mujeres producen cantidades mucho mayores de estrógeno que los hombres y al igual que los hombres producen aproximadamente 10 veces más testosterona que las mujeres.

Los mayores niveles de testosterona de los hombres a menudo se citan como la razón por la que pueden construir más músculo que las mujeres, sin embargo, estudios recientes muestran que a pesar de las cantidades insignificantes de testosterona que producen mientras se entrena con pesas, las mujeres pueden lograr ganancias musculares similares a las de los hombres. Si los cuerpos de los hombres producen estrógeno, ¿cuál es el propósito?;  después de todo, no se sabe que la naturaleza sea perversa en sus acciones. Todo lo que hace, lo hace por una razón y aunque las funciones precisas del estrógeno en los hombres no están del todo claras, parece desempeñar un papel en la maduración y el desarrollo del esperma, lo que significa que el estrógeno puede afectar la fertilidad masculina.

Ya sea que te des cuenta o no, el estrógeno es la hormona del final de todo el triunfo que destruye tu capacidad masculina para desarrollar y mantener el músculo magro; en fin, podría ser parte de los aspectos negativos que hay que evitar, pues no solo dominaría a la capacidad de generar músculos, sino de afectar la virilidad.

Reduciendo el estrógeno, Masculinizando las cosas

Estos son los beneficios que vemos cuando un hombre baja los niveles de estrógeno por encima de la media:

  • Mayor afinidad para construir músculo.
  • Menor tendencia a engordar (expresamente en el torso).
  • Mayor niveles de energía y habilidad.
  • Menos confusión mental y fatiga mental, también conocido como enfoque verdadero.

La verdad descarada sobre el estrógeno es que es la hormona femenina, y aunque seas un hombre con todas las letras, poseer niveles altos de estrógeno te darán características femeninas de la misma manera que mucha testosterona le dará a una mujer características masculinas o masculinización. Por tanto, deberías dejar de lado algunos hábitos o conductas que elevarían tu estrógeno y te alejarían de tus objetivos como culturista “masculino”;

  • Duerme más: la falta de sueño en su totalidad influye en la producción de estrógenos al interferir con toda la cascada de hormonas que tiene lugar en tu cuerpo.
  • Controla tu grasa corporal: El exceso de grasa corporal es una de las cargas más grandes en la capacidad de un hombre para construir músculo en función de cómo los cuerpos grasos ejercen tendencias de "fábrica de estrógenos".
  • Controla la fatiga suprarrenal: ésta también puede convertirse en una fábrica de estrógenos. A menudo ocurre con la combinación de falta de sueño junto con el uso (a menudo excesivo) de productos estimulantes que pueden ir desde pre-entrenamientos o quemadores de grasa con cafeína.
  • Elimina los vicios: tanto el alcohol como las drogas (es decir, tabaco, entre otras, etc.) tienen un efecto estrogénico, incluso en concentraciones bajas.
  • Evita las carnes y verduras no orgánicas: a estos alimentos se les añade hormonas agregadas a los animales hasta fertilizantes y pesticidas aplicados a las plantas. Ambos, cuando entran en el cuerpo de un hombre, incluso en dosis pequeñas (consistentes) tienen un efecto corporal estrogénico.
  • Aléjate de los plásticos: muchos de ellos incluso los que vienen como envases de alimentos o bebidas no solo contienen químicos que pueden causan cáncer, sino que también imitan y aumentan los efectos negativos de los altos niveles de estrógeno.
  • Reduce el uso de electrónicos: las ondas EMG liberadas por teléfonos móviles, ordenadores, tabletas y cualquier dispositivo de envío de señales son devastadores para el ser humano o incluso causantes de enfermedades, disminuyen la testosterona y aumentan los estrógenos en los hombres.
  • Evita el consumo de soja: la proteína de soja aumenta el estrógeno; el efecto estrogénico de los productos de soja a través de los fitoestrógenos se basa parcialmente en la sensibilidad que varía de persona a persona, pero ciertamente es suficiente para evitar el estrógeno en su totalidad.
  • Ten cuidado con algunos champús, crema de afeitar o jabones: muchos de ellos contienen conservantes, aromas y tintes que cuando se absorben a través de la piel imitando al estrógeno. Estos incluyen parabenos, extractos de placenta y pantallas UV (protector solar).

¿ Tienes problemas hormonales cuando te preparas ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *