Fuerza vs Crecimiento, ¿los haz comparado?

¿Recuerdas la última vez que fuiste a tu gimnasio local, antes de que se acabara el mundo, y viste a ese enorme culturista o esa escultural chica fitness?... bueno, para todos, el primer pensamiento cuando ven este tipo de ejemplares suele ser que también deben ser fuertes.

Así que sigues sigilosamente a este humanoide a través del gimnasio, manteniendo la distancia suficiente para no levantar sospechas, y te quedas sorprendido cuando no ha levantado ningún “gran peso” en toda su sesión de entrenamiento.

Ese mismo día sigues desplazándote en el gimnasio y te detienes para ver a un atleta intermedio levantando grandes pesos con movimientos de power o del strongman, lo que te deja con muchos paradigmas.

Fuerza vs Crecimiento

Jamás permitas que todas estas experiencias tan comunes quiebren tu autoestima, porque si bien existe una relación general entre el tamaño de los músculos y la fuerza, no es constante y no siempre está clara.

Grande no siempre es igual a fuerte y fuerte no siempre es igual a grande.

Entrenar para coger fuerza significa levantar el peso objetivo, encontrando la forma más eficiente y menos exigente o desafiante de mover el peso del punto A al punto B.

Las puntuaciones, los premios y su propósito están todos envueltos en ese valor en la barra. En contraste, para lograr el crecimiento muscular, no necesitas ser dependiente del peso, porque se trata de tensar y estresar por varias vías al músculo objetivo.

Lo que realmente importa es que el músculo que quieres desarrollar esté trabajando muy duro y esto requiere o de tensión mecánica, o de estrés metabólico o de daño muscular, entre otras vías.

  • Cuando entrenas para coger fuerza, aprendes a hacer que los pesos pesados ​​se sientan lo más livianos posible. Entrenas para hacer que un peso objetivamente pesado se sienta subjetivamente más ligero.
  • Cuando entrenas para crecer, aprendes a hacer que los pesos livianos se sientan lo más pesados ​​ Entrenas para hacer que un peso objetivamente liviano se sienta subjetivamente más pesado.

Para contrastar más aún los dos escenarios; cuando entrenas para coger fuerza, te concentras en desafiar al movimiento y cuando entrenas para lograr el crecimiento te concentras en desafiar al músculo.

¿Puedes combinar los dos?... ¿tiene sentido?...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *