Una visión de las comidas libres

Muchos amigos me preguntan si me gustan o no; la realidad es que los atletas inteligentes pueden aprovechar dos comidas libres o de trampa durante la semana. Pero, ¿ porqué hay que hacerlas ?.

Beneficios de las comidas libres

  • Estimulan el cerebro, liberando el estrés mental.
  • Proporcionan más energía para entrenar mejor y con más motivación.
  • Aceleran el metabolismo, ayudando en la definición.

Las fases de volumen y definición

En época de volumen las comidas libres vienen bien, porque contrariamente a lo que la gente cree que cuando está saturadísima de comer, no les apetece comer más. Entonces, tener  una comida libre significa poder hacer recetas que te guste y de la cantidad que te apetezca sin  tener que estar todo el día con la barriga hinchadísima. Te recomendamos entonces en época de  volumen comerlas, pero en cantidades moderadas, pues la propia inapetencia haría que no  exageres con ellas.

En la época de definición, en donde más se suele hacer comidas libres, la gente se pregunta si va a acelerar el metabolismo o si impactarán de alguna forma en el cuerpo. Lo que pasa que el metabolismo no es ni más ni menos el gasto calórico que tienes. Esto es importante de entender,  porque muchos desconocedores sobre dieta deportiva, citan que si estás haciendo dieta  continuamente y no te saltas las comidas, el metabolismo se ralentiza, porque las hormonas tiroideas para mantener la vida, lo que hacen es ralentizarse, entonces el metabolismo va bajando.

Si bien esto puede pasar en casos especiales y extremos, no pasa lo mismo contigo ni con otros  atletas que mantienen un plan de entrenamiento y dieta "normales". Esto lo puedes comprobar si  haces una dieta de definición por seis meses y te haces un examen médico sobre los indicadores  de hormonas tiroideas.

El metabolismo con las comidas libres

Si haces una dieta regular por seis meses, el ciclo metabólico no tiene por qué parar ni reducirse, porque el consumo metabólico es la actividad de todos los días, entre ejercicios, digestiones, mantenerte vivo, etc. y hay cosas que aunque tú no comas, no se pueden reducir. Esto es así de claro, puesto no puedes reducir la cantidad calórica que necesitas para estar vivo; en este escenario la hipótesis del metabolismo ralentizado donde acabas más gordo es totalmente un mito.

De hecho, hay cosas curiosas; los competidores cuando compiten tienen el metabolismo súper acelerado, duermen poco, entrenan mucho, dando lugar a comer lo que venga. Aquí entra en juego la tasa metabólica que tiene que ver con todas las actividades diarias y no con que te saltes una comida o no.

Las comidas libres liberan el estrés

Ahora bien, el cerebro necesita liberarse un poco del estrés y esto es de fundamental importancia para los profesionales, aficionados al deporte o personas activas que cuidan su salud entrenando moderadamente.

En una dieta, ningún cuerpo alcanzará su máximo si el cerebro no le deja; recuerda que para alcanzar un máximo rendimiento necesitas una buena conexión mente-músculos y esto necesita ineludiblemente del cerebro. Muchos también pueden decir que tienen una gran fuerza de voluntad y viven mentalizados sin saltarse la dieta "nunca", pero esto tampoco es "real" porque a la larga, el cerebro necesita estimularse puesto que la ansiedad y otras historias pasan factura en algún momento.

También es verdad que la mayoría de la gente cuando define utiliza dietas, con una cantidad más o menos moderada de hidratos de carbono, enfocándose en sus proteínas, pero se olvidan de las importantes grasas. Este tipo de dietas generan bastante ansiedad, por ello, es mejor que pienses en una dieta rica en grasas y pobre en hidratos de carbono, porque no hay fluctuaciones de glucosa en la sangre y entonces entra menos ansiedad. Eso sí, cuando pruebes los hidratos, empezará a fluir con fuerza la ansiedad.

Para finalizar, las comidas libres son buenas y necesarias, sobre todo para la salud mental; pero, recuerda que no debes hacer lo que muchos inexpertos e irresponsables hacen, llenando su mesa o cama de cualquier cosa, entre chocolates, donas, quesería, entre otras "porquerías" y es el lado malo de las comidas libres. Nadie entiende esto y tú no deberías caer en este juego, pues tienes disponibles ingredientes sanos, para preparar tortillas de patatas, paellas, hamburguesas o pizzas con masas especiales y riquísimas o postres proteicos, con menos calorías y además añadiendo valor nutricional a tus músculos.

La realidad sobre las comidas libres

El problema entonces asociado con las comidas libres es que se las vincula a "comidas chatarras". Tampoco se debe relacionarlas con "más cantidad" o con la fantasía de que las comidas libres no alimentan, pues son vacías. Si bien tienen un aporte calórico un poco mayor, alimentan estimulando al cerebro a trabajar mejor para seguir adelante.

Un ejemplo; cuando preparas una súper comida libre con gran aporte calórico y nutritiva lo primero que piensas es que al pesarte puedes asustarte, pero sorprendentemente, puedes adelgazar, ¿ porqué pasa esto ?.  Bueno, en verdad tienes la percepción de que cuando estás consumiendo 2000 calorías, el día que comes 4000 calorías puedes engordar, porque comes mucho más ¿ no ?.

En este caso hay un exceso calórico en tu dieta del día a día, pero si tu metabolismo basal por las actividades intensas que llevas es mayor a esto, ejemplo 4500 calorías, sigue habiendo un déficit calórico de 500 calorías. Si bien has cogido peso por la retención de glucógeno entre otras cosas, pero sigue habiendo ese déficit y aunque has ingerido una comida "mal considerada" por la sociedad como "mala", en realidad amanecerás con menos peso, increíble ¿ verdad ?.

En fin, al hacer comidas libres, te liberas del estrés, sigues adelgazando; lo mejor de todo es que te permite hacer vida social, con la novia, los amigos, la familia sin estresarlos con tu dieta. Hoy en día las opciones son tan varias, que desde dulces u opciones saladas, puedes hacer todo de mil maneras, sin tener en cuenta lo que quieren venderte, como restringirte la "lactosa", el "almidón" o solo encerrarte en las aburridas "pechugas hervidas", "flanes de clara de huevo", "hamburguesas fitness", etc.

Quebrando los mitos para lograr tus objetivos

Muchos quieren adelgazar sin pasar hambre, y tienen un déficit diario de 200-300 calorías, lo que hace que les cueste bajar de peso y cuando se pasan con comidas libres, superarán sus tasas metabólicas basales. No obstante, deberías probar que funciona y que no para ti, ya que el metabolismo individual y a algunos les puede ir súper bien y a otros no.

Esto no tiene nada que ver con la forma de preparar las comidas libres, sino por la genética, lo que hacen en casa o la intensidad con la que entrenan. Aquí la cuestión es derrumbar los mitos y empezar a mirar a los alimentos como tales, "alimentos", sin dejar de lado la calidad nutricional, las marcas reconocidas, y probar hasta que te sientas equilibrado. Ahora, si te sientes mal con las comidas libres, nadie te obliga, pues puedes seguir con las pechugas de pollo, yogures griegos, arroz integral o recetas con clara de huevo.

Lo que importa es que tu mente es la que manda y si está tranquila que ha hecho todo lo posible, vas a tener resultados asombrosos en poco tiempo. La idea es que pruebes por un periodo de tiempo largo y analices que está bien y que está mal para tu vida deportiva. Después de este tiempo veremos si defines o no defines, además tendrás criterios y si no eres capaz de definir así, no es culpa de las comidas libres, pudiendo ser porque entrenas flojo o tu cuerpo no se adapta al ritmo que deseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *